Consejos para cambiar la bomba de agua

El sistema de refrigeración es básico en cualquier coche, porque este evitará que se pueda presentar un sobrecalentamiento del motor. Si necesitas una bomba de agua, la mejor opción es optar por un desguace online, porque allí encontrarás la mejor calidad y los mejores precios a la hora de comprar.

Sin embargo, puede que no sepas cuánto cuesta la bomba de agua o cómo cambiarla por tu cuenta. Por este motivo te he preparado este post, para que puedas saber exactamente que hacer en todo momento cuando necesites hacer este tipo de cambio.

¿Cuál es el coste?

El coste de este cambio es uno de los aspectos básicos a considerar, en especial porque no siempre tendrás el presupuesto para pagarlo. Este dependerá en especial de la mano de obra la cual se medirá por las horas que se tarde todo el proceso.

Puede que tu reparación en total sean 500 euros, incluyendo el precio de la bomba de agua. Pero en casos más complejos, puede llegar el coste a ascender hasta los 1000 euros, haciendo que sea un precio que no es tan fácil de pagar, y que tendrás que pensártelo antes de desembolsarlo.

¿Cómo cambiar la bomba por tu cuenta?

Si cambias la bomba por tu cuenta, podrás tener grandes beneficios, en especial porque podrás ahorrar mucho dinero. El repuesto te costará entre 60 y 150 euros, y te ahorrarás el dinero de la mano de obra, en estos casos debes tener en cuenta estos pasos:

Desmontado de la bomba

El proceso para desmontar la bomba es realmente sencillo, y necesitarás vaciar por completo el sistema de refrigeración. Para ello desconecta todas las mangueras que tiene la bomba, y asegúrate de sacar todo el líquido.

Una vez hecho esto, procederás a desatornillar los tornillos de fijación, y quitarás la bomba soltándola de la correa que la acciona.

Colocando la bomba nueva

Una ve que ya tienes el espacio, debes comenzar el proceso de montado de la bomba nueva. Para esto será mucho más sencillo, puesto que tendrás que colocar la bomba en su sitio y conectar todo lo que habías desconectado previamente.

A continuación, debes llenar todo el sistema de refrigeración con líquido refrigerante, y purgar el sistema para que se pueda colocar la medida correcta de este líquido. Una vez que termines el proceso, es importante saber que no podrás utilizar tu coche por un período mínimo de 4 horas.