Con el agua al cuello

Conducir con lluvia tiene un alto nivel de peligrosidad, tanto que no es necesario que se esté cayendo el cielo a pedazos, una llovizna es suficiente para que tome precauciones. La mezcla del polvo y la grasa que se encuentra en la calzada con el agua, convierte las ásperas calles en superficies altamente deslizantes y peligrosas.

La lluvia es el fenómeno climatológico que suele causar más accidentes, y para no ser parte de esas estadísticas lo mejor es tener una buena actuación al volante. La forma de conducir debe modificarse radicalmente, ya que la visibilidad se ve disminuida, ha de reinar el sentido común y seguir algunas reglas básicas que le mostramos a continuación.

  • Aumenta la distancia de seguridad y reduce la velocidad: evitará que el coche deslice, además tendrá más espacio para maniobrar, incluso con frenos ABS (siglas en inglés de sistema antibloqueo) la capacidad para frenar cambia.
  • Cero frenazos y movimientos bruscos: los demás conductores percibirán mejor cualquier movimiento que realice y corre menos riesgos de colisión. Use con suavidad todos los controles como embrague, acelerador, dirección, etc.
  • Póngase visible: encienda las luces de niebla cuando la lluvia sea intensa. Asegúrese de tener la vía libre antes de que adelante, y cuidado con los autocares y camiones debido a que las “nubes de agua” que generan no permiten ver bien.
  • Cuidado con el aquaplaning: es un efecto que se produce cuando los neumáticos no evacuan el agua entre ellos y la carretera, por lo que se deslizan por una fina capa atrapada entre ellos y el suelo. En caso de que le suceda no frene, solo tome firmemente el volante y desacelere sin cambiar la trayectoria hasta que sienta que está de nuevo en contacto con el suelo. Siga la huella del coche que lo precede, puesto que hay menos agua en esa zona.
  • Iluminación: verifique el envejecimiento de los faros y su reglaje, el estado de las escobillas también es importante, gracias a que limpian la zona de visión del parabrisas. Ver y ser vistos es prioridad en el camino.

Un accidente puede ser fatal para el coche y su conductor, en el mejor de los casos el coche puede perderse o tener serios problemas, más si hay agua de por medio. De necesitar reparaciones al motor o a alguno de sus componentes visite www.motoresdesegundamano.es, una página sencilla en la que completa el formulario con la información necesaria y se pondrán en contacto con usted en poco tiempo.