El problema que se te presenta cuando se rompe el coche

Un problema serio con el que pocos contamos es cuando de repente un día se te rompe el coche, te quedas atónito porque de verdad no entiendes que ha podido pasar, sabes que el mantenimiento se le ha hecho y no entiendes a cuento de que ahora el coche te hace esta faena. Y es que muchas veces pensamos que los coches son de alguna manera inmortal, que están hechos para durar toda la vida y que según la marca que hayamos elegido nos dura mucho más. Pues debo decir para que todos nos enteremos que eso no es así y que aunque los coches es verdad que disponen de piezas de gran durabilidad no todas duran el tiempo que nosotros queremos y que llegado este punto debemos buscar una solución rápida que nos deje el tiempo menor posible sin coche. Porque ese es otro problema con el que debemos contar el hecho de quedarnos sin coche la faena se agranda aún más cuando nos damos cuenta que varios días vamos a ir con la soga al cuello y que nos va a tocar correr más que a Usain Bolt.

Sin comerlo ni beberlo nos damos cuenta que de la nada de pronto nos encontramos con dos problemas añadidos, la rotura de nuestro coche  y el no disponer de él por un tiempo, problemas que son difíciles de solucionar y que no nos queda otra que hacernos a la idea. En momentos así debemos saber que hay gente que no dispone de un taller definido, que no cuenta con un mecánico de confianza y que no sabe muy bien donde llevar su vehículo, aquí es donde se nos presenta el tercer problema con el que desde luego no contábamos, y ahora es cuando nos vemos en la situación en la que nos toca preguntar quién nos recomienda un taller y solicitar presupuestos talleres mecanicos solo así podremos llevar el coche arreglar en confianza. Como vemos afrontar una avería no es tan fácil como se imaginan, como vemos son muchos los cabos que debemos atar si lo que queremos es obtener los mejores resultados. Con serenidad y calma no es tan difícil sobrellevarlo a fin de cuentas nada va hacerlo cambiar por lo que tomarlo con paciencia será lo mejor que podemos hacer y esperar a que pronto lo tenga arreglado.

Compras al por mayor

Aun en las fechas en las que estamos, no paro de pensar en la cantidad de dinero que nos gastamos con la vuelta al cole, la verdad es que me parece algo exagerado. Cuando tienes tres hijos en edad escolar y no te queda más remedio que pagar todo lo que piden acabas odiando el mes de setiembre, te deja desplumado, sin un euro en el bolsillo. Muchos planifican los meses de manera que cuando llega el temido mes tienen una pequeña cantidad de dinero para poder afrontar los gastos de la vuelta al cole, otros como en mi caso, no podemos hacer eso porque los sueldos no se estiran mucho más y cuando no hay un gasto hay otro y acabas por gastar más de lo que tienes.

Creo que una manera de ayudarnos mucho en el regreso al cole es comprando el material escolar en una papeleria al por mayor. Claro que no podemos hacerlo individualmente, pero si nos uniésemos con el cetro, el mismo colegio podría comprar los materiales que va a usar cada niño durante todo el curso y así, comprando en grandes cantidades nos podríamos ahorrar unos buenos euros que siempre vienen bien.
La papelerías hacen su agosto en septiembre, bueno, la verdad es que las papelerías venden bastante bien durante todo el año, y es por esto que deberíamos de ser capaces de ir comprando lo materiales los meses previos a la vuelta al cole, es posible que así consigamos ahorrar una cantidad considerable que nos servirá para adquirir otras de las tantas cosas que los peques necesitan para el cole.

Tengo claro que una familia media con tres hijos en edad escolar y un sueldo de los que se consideran normales aquí en España que son algo más de mil euros no es capaz de llegar a fin de mes con dinero en el bolsillo, ni que decir que en los meses con actos importantes como Navidad o con obligaciones como la vuelta al cole o con un poco de descanso como en agosto. Totalmente inviable la opción de ahorrar un poco, siempre nos hará falta para otra cosa, siempre saldrá una prioridad que no puede esperar o una compra importante que no se puede retrasar. En fin la vida del trabajador, padre de familia, trabajar para pagar, trabajar para comer, trabajar para vivir. Que no nos falte el trabajo.